El proyecto consta de dos etapas. La primera, es la construcción de un comedor escolar, y la segunda parte es la construcción de una guardería infantil para los niños de la zona.

MEMORIA DESCRIPTIVA

La Fundación Nahuel que construyó el comedor escolar y la guardería infantil para niños de la comunidad Chumillos Alto y 7 comunidades aledañas. Impresiona el paisaje desde Chumillos Alto a 3.665 msnm, que ofrece una visión panorámica de Quito y sus valles, desde aquí se disfruta de la Avenida de los Volcanes y se enriquece la estancia con la vecindad del conjunto arqueológico de Quitoloma, el más importante “pucará” del norte del país conectado por un ramal del Camino del Inca. La comunidad indígena de ancestro cayambi/quichwa ha sido beneficiaria de la Fundación Nahuel, entidad contratante del proyecto, cuyo propósito es respaldar la organización comunitaria para el mejoramiento del entorno socio-ambiental, con atención prioritaria hacia niños y jóvenes.

La participación comunitaria se hizo presente desde la etapa de diseño, mediante aportes prácticos de la arquitectura vernácula de la zona, los pobladores locales insistieron en plantear como punto de partida la planta circular y la cubierta que reinterpretara la choza tradicional (ugshawasi o casa del pajonal) y continuó vigente durante el proceso de construcción. Esta forma básica fue desarrollada en función del programa de espacios para lograr un comedor moderno y funcional, acorde con la identidad local, en la que la luz, la captación de la energía solar de la “latitud cero” y la “difusión” de los agresivos vientos del páramo altoandino por efecto de la pared curva, son elementos claves para generar el calentamiento natural de los ambientes.

Al analizar la “ugshawasi” que persiste en el solar contiguo (para uso ritual y de sanación), se constata que los principios de la tradición constructiva indígena, se encuentran plasmados en la sencillez formal y es así como el proceso intelectual de diseño de los nuevos objetos arquitectónicos lleva a resultados coincidentes con la práctica ancestral. El elemento innovador y distintivo de la intervención arquitectónica es el lucernario central de planta octogonal o “Diamante de Luz” como fue bautizado por la comunidad, que expande el principio de iluminación de la choza andina, para optimizar el efecto invernadero al interior de los ambientes.

Arq. David Parra Bozzano
Octubre 2014

[vc_gallery interval=”3″ images=”2738,2736,2734,2732,2730,2728,2726″ img_size=”full” title=”Galería Centro Chumillos”]